close
Minería

Presidente de Sonami se refiere al panorama minero en el país

diego_hernandez_2
El timonel de la entidad minera señala que el país debe ir preparándose para recibir un nuevo ciclo positivo para la industria, sobre todo en dar garantías a los inversionistas. En este sentido, califica el rechazo de la RCA a Dominga como una decisión “arbitraria” y asegura que afecta la imagen del país en esta línea

El viernes recién pasado, el presidente de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), Diego Hernández, dio a conocer un documento elaborado por la propia entidad en el que efectúan un análisis de la situación actual de la industria, pero que también da cuenta de los desafíos que se vienen para los próximos años, toda vez que, según indica el dirigente, ya para fines de 2018 se espera que las empresas comiencen a retomar las inversiones que habían dejado de lado debido al ciclo de bajo precio del metal rojo, lo que daría un reimpulso a la actividad.

Hay buenas perspectivas en esta línea, dice Hernández, que se suman a proyecciones del precio del cobre bastante más favorables para el 2018 y 2019. Por esta razón, argumenta, como país hay que estar preparados y se deben propiciar las condiciones para generar un clima de inversión favorable. De lo contrario, advierte, se corre el riesgo de dejar pasar este nuevo ciclo de bonanza.

De hecho, una de las propuestas incluidas en el texto “Fundamentos y desafíos para el desarrollo minero” habla de crear una oficina de gestión de grandes proyectos, para mejorar la eficiencia y coordinación de estos procesos. Todas estas ideas serán presentadas a los equipos programáticos de los candidatos presidenciales.

El presidente de Sonami también se refiere a lo que fue el rechazo en la Comisión de Evaluación regional de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) del proyecto minero- portuario Dominga, decisión que califica de “arbitraria” y asegura que le hizo un gran daño a la imagen que tiene el país a los ojos de los inversionistas, por lo cual “no puede volver a repetirse”.

-En líneas generales ¿Cuál es el objetivo de esta propuesta que están dando a conocer?

“Hay dos cosas que coinciden, una es que es un año electoral y los políticos están trabajando en sus programas de gobierno y es una oportunidad para poder explicar nuestras necesidades, nuestras expectativas y tratar de influir en estos programas. Por otro lado, la minería está en una coyuntura muy especial, porque tuvimos años muy buenos, nos fue muy bien, pero en los últimos años bajaron los precios, pararon las inversiones no solamente en Chile, sino que en otros lados”.

-¿Existen mejores perspectivas ahora?

“Hoy día nadie está invirtiendo todavía, pero ya empezamos a notar que las empresas se ordenaron, el precio subió un poco, ya tienen flujo de caja positivo y empiezan a reactivar sus proyectos, pero en las etapas tempranas, donde todavía no hay compromisos de inversión grande, sino que se trabaja en exploración, permisos, estudios de prefactibilidad, ya se están moviendo afuera y en Chile también”.

“Nosotros creemos que es probable que a partir de fines del próximo año algunas empresas ya empiecen a tomar algunas decisiones de inversión, pero en ese momento va a haber más proyectos que apetito y fondos para invertir. Entonces las empresas van a elegir y lo van a hacer donde tengan un proyecto mejor, en jurisdicciones que les den más confianza o más facilidades en relación a la obtención de los permisos para que puedan tomas las decisiones de inversión a tiempo”.

-¿Cuál es la propuesta en ese sentido?

“Lo que nosotros queremos es que Chile esté preparado para ese momento, de manera que cuando eso ocurra, que puede ser a fines del próximo año, estemos listos para que las inversiones se hagan acá y no en otro lado y seamos parte de ese nuevo ciclo. Para eso tenemos que tener una regulación que sea más competitiva, no en cuanto a los objetivos de la regulación que nosotros estamos de acuerdo, sino que a la manera de obtener los permisos, que todo sea más objetivo, más rápido, mejor coordinado entre las distintas instituciones y eso tiene que ser un esfuerzo del Estado, pero nosotros queremos también mostrar y participar en ese esfuerzo”.

“Si miramos hacia atrás el país tuvo una política de atraer las inversiones, de fomentarlas, que se fue desdibujando de a poco y que hoy día no existe. Hoy el Estado no está haciendo ningún esfuerzo para atraer las inversiones hay otros países que si lo están haciendo, que son competidores nuestros”.

-De hecho, la inversión minera entre el 2014 y el 2016 cayó casi en un 50%. ¿Pasó a su juicio por el tema de la judicialización, de los permisos?

“Pasó sobre todo porque las empresas dejaron de invertir, por los precios de afuera, tenían menos fondos, pero eso está terminando ahora. Al mismo tiempo la judicialización, permisos que se demoraron mucho, hubo proyectos que se podrían haber hecho y que no se hicieron por esos temas. Ahora va a venir un nuevo periodo de inversiones, entonces, que no nos pase de nuevo eso, porque si perdemos la oportunidad de hacer estos proyectos ahora, vamos a perder el ciclo de precios altos próximo y quizás cuando venga de nuevo. Así que hay que moverse, hay que hacerlo y pasar de los diagnósticos a la acción”.

CASO DOMINGA

-En la región de Coquimbo tenemos el caso de Dominga, empresa que realizó un estudio ambiental por tres años y que se rechaza su RCA. ¿Cuál es la señal que ven ustedes tras esta decisión?

“Es una pésima señal, porque a pesar que la empresa cumplió todas las exigencias, pasó todas las etapas, al final se toma una decisión que es arbitraria. Cuando uno le pregunta y yo he escuchado autoridades decir que el sistema implica que haya en algunos momentos unas decisiones políticas. Ahora, esa decisión política va contra los intereses de la región, del país, no ayuda a la reputación del país. Si el proyecto fue aprobado en todas las instancias técnicas ambientalmente se supone que el efecto ambiental está mitigado y controlado. Al final la conclusión es que es una decisión arbitraria que no ayuda a nadie”.

-¿La decisión a su juicio fue política, entonces, no técnica?

“Claro, fue política, pero la palabra política no puede amparar cualquier cosa, política no significa arbitrario y esta fue una decisión arbitraria”.

-¿Por donde pasó? ¿Hubo influencias, presiones, voces de políticos que intervinieron como se dijo?

“No sé, yo no tengo información especial ahí, pero puede tener un aspecto de no asumir la responsabilidad. Como si esto se aprobaba iba a haber muchos detractores y si eso se rechazaba iba a haber muchos detractores también, entonces, lo que hacen las personas que tienen que asumir su responsabilidad es que tiran la decisión hacia arriba”.

-Al Comité de Ministros en este caso…

“Si y eso me parece que demuestra poca responsabilidad con los cargos que las personas tienen”

-¿Se refiere a las autoridades regionales?

“Si claro, no quieren asumir sus responsabilidades”.

-¿Eso impacta en la imagen a la que usted se refiere, los inversionistas pueden desconfiar de traer proyectos futuros?

“Yo creo que si, efectivamente afecta la reputación del país en ese aspecto y enfría un poco a los inversionistas, pero creo que hay que tomarlo en forma positiva en el sentido de decir esto no se puede repetir. Por eso creo que es importante discutir públicamente este tema, porque no se puede repetir, porque si se repite una vez más y no es la primera vez que haya una cosa de este tipo medio arbitraria, al final nadie va a querer invertir acá y vamos a destruir un activo que tiene el país que es su seriedad, sus instituciones y lo estamos destruyendo poco a poco. Creo que todavía es rescatable, no soy alarmista, pero no puede continuar en esa senda”.

-Eso es lo que precisamente están proponiendo ustedes, mejorar la institucionalidad en este sentido…

“Los permisos ambientales son complejos, porque tienen que opinar muchas instituciones y cada una con intereses distintos y tiene que ser así. Entonces, lo que se necesita es una coordinación más fuerte de todo esto, más sólida y por eso se está proponiendo también la idea de tener una agencia específica para los megaproyectos, de manera que puedan coordinar. En nuestros países competidores el gobierno central trata de ayudar, sin romper las reglas, pero trata de ayudar y hay un diálogo con estos inversionistas para convencerlos que inviertan en el país y ayudar a que todos los permisos se obtengan de acuerdo a la ley y a los plazos requeridos. Nosotros no estamos haciendo un esfuerzo, no somos proactivos”.

PROYECCIONES PARA EL COBRE

-Usted dice que se proyecta un repunte en las inversiones para el próximo año, pero de la mano está el precio del cobre. El Banco Mundial proyectó al 2030 que no iba a subir más allá de 3 dólares la libra. ¿Cómo ve la evolución del metal rojo?

“El cobre afortunadamente es un metal muy importante en el pasado, en el presente, para construir la infraestructura, la transmisión eléctrica, etc, pero también tiene nuevas aplicaciones en los temas futuros que actualmente preocupan a la humanidad, como lo son el cambio climático, la disminución de las emisiones. Para solucionar estos temas, por ejemplo, para disminuir el consumo de combustibles fósiles, va a haber cada vez más autos eléctricos y ahí entre el litio, las baterías, pero también esos autos eléctricos consumen 10 veces más cobre que un auto convencional y se calcula que en algunos años más el 30% de los automóviles van a ser eléctricos. Entonces, el cobre tiene futuro como commoditie”.

-¿Y la demanda?

“Un segundo tema es que el cobre, a diferencia de otros commodities como el carbón, el hierro, las leyes o el contenido de los yacimientos va bajando, entonces, se requiere ir reponiendo eso, al mismo tiempo la demanda sigue aumentando. En los últimos 30 años la demanda en promedio fue creciendo 3% a 3,5% al año, no esperamos esa cifra en los próximos 10 años, pero si 2% o 2,5%, lo que es una cantidad bastante apreciable, es como 1 Collahuasi nuevo por año y no hay tantos proyectos ahí en carpeta para suplir esa demanda”.

“Entonces la oferta y la demanda de cobre que está bastante estrecha, se va a estrechar aún más en un año, dos años más y, como no ha habido proyectos en estos años, los productores se van a demorar en responder ese aumento de demanda y creo que el precio va a mejorar y vamos a entrar en un ciclo de precios altos, no estoy hablando de 4 dólares, pero ya mucho más alto de lo que tenemos hoy día y que va a durar un periodo tal vez más prolongado que los ciclos anteriores”.

-¿Esto a partir de cuándo lo podríamos ver?

“Yo no veo una reacción del precio del cobre mucho más alta de lo que llevamos este año, que es de 2,60 dólares la libra promedio acumulado, el próximo año podría ser parecido, ligeramente mejor, pero a partir del 2019 o 2020 ahí se va a estrechar y podría llegar a los 3 dólares”

-Hay buenas expectativas entonces, se vienen buenas noticias…

“Así es la minería, es cíclica, tenemos años buenos y años malos”.

– A eso se suma las buenas cifras que se han conocido de la producción industrial en China estos últimos días, que creció un 6,5% en mayo y ha hecho subir el precio del metal rojo

“China finalmente este año ha tenido resultados mejores que las expectativas que tenía el mercado a fines del año pasado para este año, ha habido una sorpresa positiva ahí. Estados Unidos está creciendo, Europa también, pero hay también una inquietud en relación a la situación política y económica mundial y eso hace que las empresas sean más cautelosas para invertir”.3701iR

FRASES DESTACADAS:

“Hoy día nadie está invirtiendo todavía, pero ya empezamos a notar que las empresas se ordenaron, el precio subió un poco, ya tienen flujo de caja positivo y empiezan a reactivar sus proyectos”

“Lo que nosotros queremos es que Chile esté preparado para ese momento, de manera que cuando eso ocurra, que puede ser a fines del próximo año, estemos listos para que las inversiones se hagan acá y seamos parte de ese nuevo ciclo”

“(Lo de Dominga) Es una pésima señal, porque a pesar que la empresa cumplió todas las exigencias, pasó todas las etapas, al final se toma una decisión que es arbitraria”

“La oferta y la demanda de cobre que está bastante estrecha, se va a estrechar aún más en un año o dos más y, como no ha habido proyectos en estos años, los productores se van a demorar en responder ese aumento de demanda y creo que el precio va a mejorar y vamos a entrar en un ciclo de precios altos”

Fuente: Diario El Día

Tags : ChileDiego HernándezDomingamdomingaMineríasonami